La muestra de la delegación Iztacalco, consistió de 20 escuelas, 15 de nivel secundaria y 5 de educación media superior, con un total de 784 estudiantes encuestados.

 

RESULTADOS IZTACALCO

CARACTERÍSTICAS SOCIODEMOGRÁFICAS.

De los 785 estudiantes encuestados en la delegación Iztacalco, el 46% pertenece al sexo masculino el 52% al sexo femenino. Congruente con la distribución de los estudiantes por grupos de edad, la mayoría de la muestra se ubica en los grupos más jóvenes, 57% tiene 14 años o menos, y 85% de los estudiantes son menores de 18 años. El 62% de la muestra se ubica en el nivel de secundaria, 25% en el nivel preparatoria y un 13% en escuelas técnicas. Cuatro de cada 100 estudiantes encuestados había dejado los estudios el año anterior a la encuesta y una proporción similar trabajó tiempo completo durante ese mismo período.

PREVALENCIA DE CONSUMO DE DROGAS: TABACO Y BEBIDAS ALCOHÓLICAS.

El tabaco y las bebidas alcohólicas son las sustancias más consumidas por los estudiantes encuestados, a pesar de que para el 85% de ellos se trata de sustancias que legalmente no pueden comprar o consumir en establecimientos en que se expenden estos productos.

Tabaco. El 45% de los estudiantes encuestados han fumado tabaco alguna vez. Este porcentaje es inferior al observado en todo el Distrito Federal (48.29%) (gráfica 1).

Los índices de uso son superiores entre los varones en relación con las mujeres (52.21% y 39.22%, respectivamente) (gráfica 2).

El consumo se incrementa paulatinamente con la edad, el 25% de los estudiantes de 13 años reportó haber fumado, esta conducta se observó en el 76% de los jóvenes de 17 y en el 63% de los estudiantes de 18 años.

Los porcentajes más altos se ubican en los bachilleratos (65%), seguido de las escuelas técnicas (62%) y las secundarias (33% ) (gráfica 3). 

El consumo es más importante entre aquellos estudiantes que abandonaron sus estudios el año previo a la encuesta, que no fueron estudiantes de tiempo completo, o entre aquellos que habían trabajado (gráfica 4).

Bebidas Alcohólicas. El 73% de los estudiantes entrevistados en esta delegación ha consumido bebidas alcohólicas en alguna ocasión, el 62% lo hizo en el último año y el 20% las consumió en el mes anterior al estudio. Estos datos reflejan un consumo inferior en los tres tipos de prevalencias en la delegación Iztacalco, en relación a los resultados observados en la media del Distrito Federal (73.86%, 64.83% y 24.05%) (gráfica 5).

No existen diferencias muy marcadas por género en el uso experimental, ya que el 78% de los varones y el 68% de las mujeres han consumido alguna vez en su vida estas substancias. Las diferencias se agudizan cuando solamente se considera el consumo actual (durante los 30 días previos a que contestaran el cuestionario), con una proporción de 2 varones por cada mujer, lo cual se puede apreciar en la gráfica 6.

Los índices de experimentación se incrementan conforme aumenta la edad. El 65% de los estudiantes menores de 13 años reportaron haber ingerido bebidas alcohólicas, esto ocurrió en el 82% de los que habían alcanzado la mayoría de edad. El consumo durante el mes previo al estudio fue 14 veces superior entre los mayores de 16 años (36.89%) que entre los de menor edad (2.59%).

Los índices más importantes de consumo en el último mes se observan en los bachilleratos (37%), seguidos por las escuelas técnicas (25%) y las secundarias (12%).

Igual que en el caso del tabaco, el haber dejado los estudios el año previo y el haber trabajado se constituyen como factores de riesgo para el consumo.

Se observaron índices importantes de abuso, ya que el 2.17% de los estudiantes encuestados reportaron consumir cinco copas o más por ocasión de consumo, una o dos veces por semana; 9% reporto hacerlo una vez por mes. Las bebidas de preferencia de estos adolescentes son los "cócteles" o "coolers" y la cerveza, seguidos por el vino de mesa (gráfica 7).

PREVALENCIA DEL CONSUMO DE OTRAS DROGAS.

Los estudiantes entrevistados en esta delegación han experimentado más frecuentemente con los solventes inhalables (5.54%) y la mariguana (3.82%); la tercera droga de preferencia es la cocaína (1.78%), seguida por los alucinógenos (1.5%), y el crack (0.51%). Es importante recalcar que el uso de la mayoría de las drogas es superior en la delegación Iztacalco en comparación con el promedio obtenido en todo el Distrito Federal (gráfica 8).

Los índices de experimentación son más importantes entre los varones, con diferencias más marcadas que las observadas en el caso del tabaco o de las bebidas alcohólicas. Treinta hombres por cada mujer han probado la mariguana y tres por cada una, los inhalables.

Los índices de consumo muestran un marcado aumento conforme incrementa la edad de los usuarios, por ejemplo, solamente 1.11% de los menores de 16 años reportó haber probado la mariguana pero esto ocurrió en 10% de los mayores, los solventes inhalables mostraron un comportamiento similar con 3.59% y 7.77% respectivamente (gráfica 9).

VARIABLES ASOCIADAS AL CONSUMO

Percepción de las consecuencias del consumo en la escuela. Se preguntó a los estudiantes qué hacía el maestro si el estudiante llegaba intoxicado. De acuerdo con los alumnos, la respuesta más frecuente del maestro es tratar de ayudarlo aconsejándolo (27.26%) o llamar a sus padres (17%); sigue el enviarlo a la dirección (14%) o la expulsión (12%); una proporción pequeña (2.2%) consideró que el maestro no hacía nada.

Tolerancia Social hacia el consumo de Sustancias. En general la tolerancia social hacia el consumo es baja, aproximadamente el dos por ciento de los estudiantes de la delegación Iztacalco respondió que sus compañeros verían bien si usara, aunque fuera solamente 1 ó dos veces, sustancias tales como la mariguana, la cocaína, los inhalables, la heroína o las anfetaminas. Hay poca variación por tipo de sustancia, ya que más de las dos terceras partes de los estudiantes entrevistados respondieron que el uso sería una conducta mal vista.

La mayor tolerancia se observó para el consumo de bebidas alcohólicas, 8% consideró que sus amigos verían bien si tomara 1 ó 2 copas una o dos veces a la semana, pero el 43% consideró que lo verían muy mal. El fumar una o más cajetillas por día o el tomar alcohol todos los días fue relativamente más tolerado que probar otras sustancias (64% y 70%, respectivamente, dieron la opción "lo verían muy mal"). Cuando se pregunta a los estudiantes sobre consumo frecuente de grandes cantidades (4 ó 5 copas todos los días), los índices de tolerancia son bajos, similares a los observados en el caso de las sustancias ilegales (gráfica 10).

Percepción del Riesgo asociado con el Consumo. A diferencia de lo que se observa cuando se investiga la tolerancia social hacia el consumo que es en general baja, así se trate de experimentación, uso regular o de diferentes tipos de sustancias, los estudiantes muestran variaciones importantes en su percepción de riesgo de experimentar o usar frecuentemente, diferentes drogas. Más de una tercera parte de los estudiantes consideró muy peligroso experimentar con sustancias 1 ó 2 veces y aproximadamente dos terceras partes, hacerlo regularmente. El orden que ocuparon las sustancias, en cuanto a la percepción de riesgo, de menor a mayor fue: mariguana, anfetaminas, inhalables, cocaína, y heroína (gráfica 11).

La percepción de riesgo asociada con el consumo de tabaco y alcohol es muy baja; el 49% de los estudiantes reportaron que era muy peligroso fumar 1 ó más cajetillas de cigarros al día; solamente 13% consideró peligroso beber 1 ó 2 copas de alcohol 1 ó 2 veces por semana. Ahora bien, cuando se trata de beber todos los días o de tomar frecuentemente grandes cantidades de alcohol la percepción de riesgo se acerca a la reportada para las otras drogas. (73% y 61%, respectivamente).

Contacto con Usuarios. Como era de esperarse, los estudiantes están más en contacto con usuarios de tabaco (77%) y alcohol (63%) que con usuarios de otras drogas; si bien una proporción importante respondió tener amigos que usaban mariguana (20%), tranquilizantes (16%), inhalables (10%), cocaína (8%), anfetaminas, (6%), crack o heroína (5%).

OPINIÓN. El 76.31% de la población estudiantil encuestada en esta delegación opinó que el consumo de drogas es un problema importante entre los estudiantes. Este porcentaje es menor al de la mayoría de las delegaciones de la ciudad, cuya media es de78.04%.

Al preguntar sobre la incidencia de embarazos a edades tempranas, el 55.16% de los encuestados opinó que la falta de información es factor importante en esta problemática, si bien la media del D. F. es mayor (53.63%). Acerca del manejo de la sexualidad, se percibe que los estudiantes necesitan mayor información, puesto que solo el 36.94% opinaron que tenían conocimiento suficiente sobre enfermedaes de transmisión sexual.

En lo que toca al cuidado del medio ambiente, los estudiantes manifestaron la necesidad de coordinar esfuerzos con las autoridades educativas y con los padres de familia para atender este y otros fenómenos cuya complejidad debe ser considerada y atendida oportunamente.

Necesidades de Información. En general, los estudiantes de esta delegación opinaron que la información que dan los medios de comunicación sobre el cuidado del medio ambiente es mejor que la recibida a través de la escuela (84% y 80% respectivamente), lo contrario se observa para la información dada sobre el manejo de la sexualidad (51% y 65%) y también en el caso de las drogas (46% y 53%).

En contraste con las respuestas a las preguntas de opinión, la tercera parte de la población estudiantil manifestó tener información amplia sobre drogas, sexualidad y medio ambiente; 47% cuenta con datos suficientes, y solo el 18% no tiene información sobre estos temas. No obstante, manifiestan la necesidad de profundizar en las materias antes referidas (gráfica 12).

 

CONCLUSIONES IZTACALCO

Los resultados de la evaluación de 1993 confirman la tendencia observada en estudios anteriores en lo que se refiere a los índices de abuso de tabaco y bebidas alcohólicas en la población estudiantil. Un índice elevado consume grandes cantidades de alcohol semanalmente, práctica que se asocia con el consumo de cerveza y de bebidas conocidas como "cócteles" y "coolers".

Resumiendo, la delegación de Iztacalco se caracteriza por tener un índice de experimentación con tabaco (52%) en la población masculina, menor al promedio de la ciudad capital (56%); lo mismo sucede entre las estudiantes ya que tanto el uso de tabaco alguna vez (39%) como el consumo actual de alcohol (14% vs 17%) tienen cifras inferiores a todo el Distrito Federal.

La prevalencia experimental de consumo de mariguana (3.8% vs 3.5%); y de alucinógenos (1.15% vs 0.82%) es ligeramente superior al promedio del Distrito Federal. En el uso de cocaína actual sus cifras están entre las más altas de todas las delegaciones (1.27% vs 0.5%).

Como se puede observar, el consumo de alcohol y tabaco entre los estudiantes de esta delegación es elevado; pareciera ser que su uso es una práctica común, que no se ve afectada por las leyes que restringen su venta a menores de 18 años. Por otro lado, éstas son las substancias que mayor número de amigos consumen, que presentan los índices más bajos de percepción de riesgo y los más elevados de tolerancia social.

Lo expuesto anteriormente nos pone de manifiesto la necesidad de implementar programas preventivos tanto a nivel primario, para evitar que más estudiantes empiezan a consumir estas substancias, como a nivel secundario, para impedir que el abuso de tabaco y alcohol aumente de manera alarmante dentro de esta población.

Después del tabaco y el alcohol, las drogas más consumidas por los estudiantes de esta delegación son los inhalables y la mariguana; siendo los inhalables más comúnmente utilizados entre los jóvenes de menor edad, y la mariguana entre los mayores.

Los índices de tolerancia social son bajos, lo cual nos indica que en general, el consumo de drogas no es aceptado, y esto puede funcionar como un fuerte factor de protección para evitar el inicio en el uso de substancias psicoactivas. Desafortunadamente, los índices de percepción de riesgo también son bajos, señalando que los estudiantes no perciben con gran peligro el utilizar ciertas drogas.

En las respuestas de los estudiantes a las preguntas de opinión, se percibe que tienden a pensar que la calidad de la información que reciben a través de los medios de comunicación o de la escuela es similar. Sin embargo, hubo una preferencia de los estudiantes por señalar que la escuela es el medio preferido para recibirla.

También hay una tendencia a dar credibilidad a la información impartida por cursos y conferencias, y solo una proporción menor manifestó preferir a los medios de comunicación masiva (Televisión, radio, revistas, etc.) como informantes.

El sentir de los estudiantes es que la drogadicción es un problema importante en la comunidad escolar, y que la falta de información, particularmente en el área de la sexualidad, es origen de muchos problemas. En este mismo orden de ideas, una proporción importante de estudiantes señaló la necesidad de recibir información referente al cuidado del medio ambiente.

En general, se observa una tendencia a demandar mayor calidad y cantidad de información. Se puede inferir que si se trabaja en el mejoramiento de los servicios ofrecidos por la escuela en materia de educación preventiva, seguramente se alcanzarán buenos resultados ya que existe la disposición y la necesidad del estudiantado de participar en su desarrollo pleno.

Finalmente, los resultados de la encuesta indican, que si bien existen esfuerzos para informar y combatir problemas propios de la juventud, estas medidas tienen que coordinarse y responder con mayor precisión a las necesidades reales de los estudiantes.